Los padres de la patria web

En 2013 escribí una serie de reportajes para el mercurio donde contaba la historia del desarrollo de la Internet Chile.  Lo voy a compartir aquí, ya que no lo he podido encontrar en Internet y es un buen material para conocer como fueron los inicios en Chile de esta Tecnología. En el link de la imagen esta el reportaje original publicado por el suplemento Vida Actual de El Mercurio.

Los padres de la patria web

2013-09-14 – Daniel Vak

Corría 1993 y algunos estudiantes y profesores de computación e informática comenzaban a estudiar un nuevo e incipiente sistema de distribución de información. Este año se cumplen 20 años desde que fue instalado el primer servidor web en Chile. Aquí presentamos a algunos de los pioneros del ciberespacio nacional.

Los padre de la patria webLa WWW o World Wide Web fue desarrollada entre los años 1989 y 1990 por el científico (hoy Sir) Tim Berners-Lee en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN). El 6 de agosto de 1991, publica un resumen del proyecto en el grupo de noticias alt.hypertext. En ese momento comienza la internet como la conocemos hoy en día.

La internet como red mundial de computadores existe desde 1969. Antes de la creación de la WWW, existían varios servicios que tomaban la información disponible en las computadores de la red y la desplegaban en las pantallas. Gopher y sus sistemas de indexación VERONICA y WAIS, junto con Archie, fueron los servicios más usados y los antepasados directos de la web actual. Lo que buscaba Berners-Lee era crear un protocolo que unificara todos los servicios y que permitiera a los científicos acceder más rápidamente a la información.

En 1993, José Flores y Eduardo Rodríguez eran estudiantes del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Chile, conocido como DCC, y en el marco de un curso dictado por José Miguel Piquer de «tecnologías emergentes para sistemas» conocieron la intemet. «Esta historia la he contado varias veces», comenta Flores. «En esa época instalamos el navegador Mosaic 0.6 (el tatarabuelo de Firefox) que solo corría en Unix y comenzamos a conocer el mundo de la web. Luego seguimos con el paso lógico e instalamos el primer servidor web en Chile. Todo gracias a que teníamos acceso a la conexión de internet. Esta historia yo la comparo con la subida al monte Everest; tanto la UC como en la Usach estaban en el mismo proceso, pero por cosas del destino nosotros llegamos tan solo unas se- manas antes», relata el fundador de Newtenberg.com.

«Cuando ya teníamos nuestro servidor web, instalado por Eduardo Rodríguez —sigue Flores—, decidimos publicar una lista web en Chile, siendo los primeros. En ese tiempo, el único índice de web era la lista que manejaba el propio Berners-Lee que tenía alrededor de 400 sitios, pero no incluía ni Chile ni Latinoamérica, así que nos enlazamos a nosotros mismos. Otra cosa que siempre recuerdo es que en esos años alguien trajo la primera guía impresa de sitios web del mundo, y como tenían que vender la idea de la web usaron nuestro país como ejemplo.
Ellos decían que la web se usaba hasta en Chile para consultar el pronóstico del tiempo».

Ese servicio del tiempo se levantó gracias a la información entregada por la Dirección Meteorológica de Chile, junto al profesor del DCC Patricio Poblete.

Eduardo Rodríguez, quien fue el gestor del primer buscador de sitios web chilenos, Labrujula.cl, cuenta que «la primera web chilena tenía un mapa que yo hice a mano. A este mapa, Pepe Flores le puso los clásicos botones de aquellos años y escribió las primeras páginas en un rústico html».

Un país con dos redes

Otro actor fundamental de la llegada de intemet a Chile es José Miguel Pique, quien, según sus propias palabras, tuvo la suerte de enviar el primer e-tnail en Chile en el año 1985. «Ahora casi todo el mundo conoce la historia del e-mail que envié a Edgardo Krell y Sergio Mujica de la Universidad de Santiago, prometiendo una champaña que nunca nos tomamos. A mí lo que más me sorprende ahora es cuando llega a mi casa el gásfiter a arreglar una cañería y me pasa un tarjeta con e-mail. Yo nunca me imaginé que esta tecnología se haría tan masiva», dice el profesor asociado del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Chile, donde trabaja desde 1986.

En los primeros años, relata Piquer, la idea era que todas las universidades chilenas se unieran a una misma red, por lo que se creó REUNA, pero por algunos desacuerdos la Universidad Católica no quiso estar ahí; de esta forma, la UC, la Usach y la UC de Valparaíso crearon su propios nodos. «Por ironías de la vida, el país más alejado de Sudamérica terminó teniendo dos enlaces, aunque la norma en esos tiempos era solo uno por país», relata. «Lo más raro era que para conectarse de la Universidad de Chile a la UC, una conexión tenía que ir a dar una vuelta a Estados Unidos, porque no teníamos enlaces locales entre nuestras universidades», concluye el profesor que registró el dominio que distingue a Chile en la web: el conocido «.cl».

Al poco tiempo de la conexión de nuestro país a internet y de la primera web, en el año 94 comenzaron a aparecer otros sitios con contenidos nacionales. Juan Can- los Camus, profesor de Medios Digi- tales de la Universidad Central y uno de los pioneros de los portales informativos nacionales, cuenta que en esa época las conexiones eran pocas, muy lentas y caras. «Nosotros, a mediados de los 90, nos conectábamos vía telefónica con la increíble velocidad de 28 Kbps, y se pagaba el servicio de llamadas. Además, teníamos que aprender leyendo y en el 95, junto a Pepe Flores, levantamos un portal que pudiera dar contenido a las conexiones que vendían las empresas de telecomunicaciones, ya que había poca oferta, y además la que existía estaba en inglés. Con este portal quisimos responder a esos dos hechos».

Fuera del ámbito académico y comercial, en la segunda mitad de los 90, en la escuela de Ingeniería y de Periodismo de la Universidad de Chile, algunos estudiantes comenzaban a experimentar con las radios online.
Existían Radio Integral y Uradio. Eric Báez, periodista y fundador de U Radio, recuerda con nostalgia esos tiempos. «Fue una época bien romántica, casi no existían conexiones a la web y el acceso a la red era limitado a la gente de ingeniería. Con la radio online quisimos salir al mundo y dar a conocer nuestra escuela. Tuvimos mucha audiencia de otros países, y trabajaban con nosotros estudiantes de varias otras universidades que ya veían el futuro en los medios electrónicos. De cierta manera, fuimos una gran escuela, por donde pasó mucha gente que trabaja hoy en los medios. Lo más notable era que la radio corría en un computador Pentium 200 que se pegaba cada cierto tiempo», dice Báez.

¿Y el futuro qué?

Mirando en retrospectiva, Piquer cree que Chile fue pionero en desarrollos tecnológicos y que nuestro país innovó mucho en esos primeros años de internet. «Tuvimos un buscador antes que Google, y nos subimos al carro de internet junto con los países pioneros.

Fuimos los primeros en Sudamérica, pero ahora nos hemos quedado. Creo que innovamos más en tecnologías disruptivas en los primeros cinco años que en toda la década pasada; hoy todo está orientado al producto. En cierta forma, es mucho marketing y publicidad».

Flores cree que la internet actual está cumpliendo la promesa de 1993. «Veinte años después, todo el mundo participa y está en internet. Tenemos diarios, bancos y miles de aplicaciones. Ahora falta que la total democracia y la participación de los ciudadanos sean una realidad».

Para Juan Carlos Camus, el futuro es promisorio. «Tenemos la gente preparada, está la base tecnológica y los medios. Hoy la gente obliga a los gobiernos, instituciones y a empresas a tener presencia digital. Creo que estamos en el camino correcto», concluye.

«Lo más raro era que para conectarse de la Universidad de Chile a la UC, una conexión tenía que ir a dar una vuelta a Estados Unidos, porque no teníamos enlaces locales entre nuestras universidades», dice José Miguel Piquer, quien registró el dominio que distingue a Chile en la web: el conocido «.cl».

«Lo más raro era que para conectarse de la Universidad de Chile a la UC, una conexión tenía que ir a dar una vuelta a Estados Unidos, porque no teníamos enlaces locales entre nuestras universidades», dice José Miguel Piquer, quien registró el dominio que distingue a Chile en la web: el conocido «.cl».

Comparte

shares